Drenaje linfático manual: beneficios inmediatos

Por José Cantó (Quiromasajista y Maestro Reiki Usui)

Si tu problema es la pesadez o dolor de piernas, te encuentras hinchado de pies, brazos y sientes las manos acolchadas, estás  embarazada y se produce retención de líquidos por la compresión de los vasos en la zona inguinal, con cambios en la piel en forma de estrías y deshidratación, o para la recuperación tras operaciones estéticas faciales y corporales, o simplemente tienes una sinusitis … el tratamiento que debes elegir es el DRENAJE LINFÁTICO MANUAL (DLM). Además de solucionar todos estos problemas, aumenta las defensas del organismo y te aporta una sensación muy placentera que produce descongestión y alivio inmediato.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEl Drenaje Linfático Manual es un masaje manual específico muy superficial, lento e indoloro  realizado por un especialista a través de maniobras suaves y delicadas que activan los ganglios linfáticos del cuerpo. Éstos actúan como filtros o desagües de algunas sustancias tóxicas que quedan retenidas y que, a veces, no eliminamos correctamente. Por eso sus beneficios son inmediatos. Al movilizarlos y ponerlos en circulación, se consigue tonificar los músculos, nutriendo, regenerando y oxigenando la piel y los tejidos y, en definitiva, mejorar nuestro aspecto.

“Hasta que no encontré la solución verdadera al problema no me di cuenta que de que la belleza y el cuidado del cuerpo es un todo, un conjunto de factores que hacen que seamos bellos y luzca la belleza que hay en nosotros mismos”

A partir de ahora no debes olvidar, dentro de los tratamientos de belleza y corporales, los masajes periódicos de DLM porque posibilitan el desprendimiento de las células muertas de la piel, la activación de los músculos para que no estén flácidos y el correcto funcionamiento de las articulaciones.

Drenaje Linfático Manual post-operatorio

El DLM es muy importante en los tratamientos y cuidados tras la cirugía estética. Al ser una técnica manual que mejora la circulación linfática, su utilización va a ayudar a eliminar antes todos los edemas post-quirúrgicos. Gracias al DLM, mejoramos la cicatrización del tejido, eliminamos o disminuimos las molestias postoperatorias y aceleramos la recuperación. Por esta razón se puede realizar entre 24 y 48 horas después de la cirugía.

¿Cuáles son los objetivos del drenaje linfático manual en el post-operatorio de cualquier cirugía?

  1. Acelerar la reabsorción de edemas y equimosis (hematomas)
  2. Acelerar la recuperación de los tejidos
  3. Acelerar la reabsorción de zonas fibrosas por estimulación
  4. Eliminar los restos de medicación, anestesia y suero utilizados en la operación
  5. Favorecer la regeneración de los capilares y vasos linfáticos dañados
  6. Disminuir la duración del periodo postoperatorio
  7. Disminuir las molestias y duración del periodo postoperatorio, proporcionando bienestar
  8. Mejorar el estado de la piel, favorecer su retracción y acelerar la recuperación de su sensibilidad
  9. Evitar el enrojecimiento y enquistamiento de la cicatriz que puede producir retracción permanente de la piel

El drenaje linfático manual es un método de probada eficacia y estudiado científicamente. Por ello, es una técnica idónea para la recuperación tras las diferentes intervenciones de cirugía estética:

  • Liposucción o lipoescultura: donde se forma bastante edema y equimosis (hematomas) a consecuencia del trauma quirúrgico y es imprescindible la reabsorción del edema. Su correcto empleo reduce en varias semanas el tiempo total de recuperación, eliminando la inflamación y el dolor.
  • Mamoplastia de aumento: el DLM disminuye la inflamación del seno. Su correcta aplicación demuestra su eficacia desde el primer día, disminuyendo las molestias, sobre todo cuando los implantes están en posición submuscular. Los implantes en posición subglandular o subfascial también se benefician del DLM pues disminuye la inflamación desde el primer día, ayudando a la paciente a sentirse mejor: menor inflamación y menor dolor.
  • Abdominoplastia es la cirugía que más daño produce en el sistema linfático y por tanto la que más se beneficia del DLM: ayuda a redirigir la circulación linfática hacia vías alternativas de drenaje no dañadas por la cirugía y a disminuir la hinchazón o inflamación del abdomen.
  • Lifting: intervención que también daña el sistema linfático superficial; las maniobras correctamente aplicadas aceleran la recuperación. El trauma quirúrgico sobre el sistema linfático obliga a adaptar las maniobras y direcciones del DLM.
  • Blefaroplastia: el drenaje linfático acelera la reabsorción del edema. Al igual que tras el lifting, debe realizarse con precaución, sobre todo en las zonas próximas a las cicatrices.

Otras intervenciones que también se benefician del drenaje linfático manual son: la mamoplastia de reducción (reducción de los senos), mastopexia (elevación del pecho), rinoplastia, y en general, todas las intervenciones de cirugía estética en las que como primera consecuencia se forma edema. En la reconstrucción de mama, independientemente de las técnicas reconstructivas utilizadas, el DLM es muy útil en todas las fases del proceso reconstructivo.

En el tratamiento de las cicatrices, el drenaje linfático manual es la primera medida adoptada para facilitar la cicatrización. Al reducir el edema, se facilita la llegada de nutrientes y salida de desechos metabólicos necesarios para una buena cicatrización.

Como complemento, pueden utilizarse diferentes aparatos como la presoterapia, el lpg, los ultrasonidos, incluso el vendaje neuromuscular. Pero el tratamiento principal siempre lo realizarán las manos del especialista porque va actuar a todos los niveles: superficial, medio y profundo :-)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>